reforma de la violeta como centro de cultura popular
mmaa joanmileliremònicamartínezarquitectes
equipamientos y locales comerciales
locales comerciales
concurso - 2009 - primer premio
autores_joan milelire - miquel alonso
cliente_ajuntament de barcelona - BIM/SA
cálculo estructura_ jordi bernuz
dirección de ejecución_tècnicsg3
mediciones y asesoría técnica_qestudi
instalaciones_ laia roca - aribau70
colaboradoras_mònica martínez - laia ballart
contratista_ute losan rehacsa
fotografía_jordi surroca

Las bases del concurso indicaban la importancia social y patrimonial del edificio de la Violeta. Nosotros conocíamos el edificio. Bueno, no del todo, básicamente el bar, el casino, con su sala anexa de billares. Desconocíamos aún el magnífico teatro de la planta primera. La clientela era bastante variada: gente mayor, trabajadores, grupos de jóvenes... Se nos pedía a todos los concursante la obligatoriedad de mantener y restaurar las fachadas, pero nosotros apostamos por un paso más: mantener el bar, el corazón del edificio.
La solución se concentra en tres actuaciones diferenciadas que permiten mantener los elementos escogidos y que al mismo tiempo reinterpretan el concepto constructivo actual del edificio: un gran vestíbulo vertical que lo ordena, una franja técnica que lo hace funcionar y una nueva cubierta singular de la que cuelga la planta donde se alojarán las entidades.
Así se conserva la ubicación programática de las crujías centrales, conservando el bar en su estado actual y sustituyendo el teatro para una sala polivalente que acabará alojando las actividades que actualmente se desarrollan además de añadir otras nuevas.


















En la Vila de Gràcia muchos de los edificios de carácter público o representativo suelen estar emplazados ante una plaza. Esta falta de espacio de acogida es el caso de la Violeta. El proyecto decide resolverlo con la construcción de un espacio vestibular vertical, que comprende las tres plantas y que ordena y clarifica al visitante la geometría interna y distribución del edificio, gracias a un pequeño patio central que permite, desde la planta baja, concebir las otras dos, y mediante una puerta y montante vidriados ver el bar.



















Uno de los objetivos del proyecto es no crecer en exceso por encima de la actual fachada, de modo que la nueva planta para las entidades deberá situarse aprovechando parte de la actual volumetría del edificio y encontrar una forma de iluminación natural que no dañe la fachada.
Basados inicialmente en las cubiertas planas de Gracia, en las que crecen los palomares, tragaluces y otros elementos y se deprimen patios de luces, el plano de la cubierta de la Violeta se trabaja con lucernarios como si fueran cráteres y volcanes, dotando de luz natural las estancias interiores.
El sistema estructural reinterpreta el existente. Actualmente unas cerchas de hierro coronan el edificio, sustentándose en el muro perimetral. De estas cerchas cuelga la galería del teatro. El proyecto plantea una cubierta de cerchas tridimensionales, a partir de las cuales se formalizan los lucernarios. De estas cuelga el forjado de la planta segunda, de modo que libra la planta primera de cualquier pilar y permite la conservación del bar en su estado actual, ya que no se le debe atravesar con ningún elemento estructural.
En cuanto a la distribución, de abajo a arriba, el edificio tiene dos sótanos, uno en la esquina de la calle Maspons donde se alojan principalmente los buques de ensayo para los grupos, y otro en la medianera de la calle Sant Joaquim, para instalaciones.
El acceso principal de planta baja, desde la calle Maspons da al vestíbulo vertical, desde el que accede al bar o bien en las plantas superiores. El bar cuenta también con su acceso habitual y con la sala de billares anexa, que se reduce, debido a la aparición de una escalera de emergencia y de unos baños adaptados en condiciones.
La planta primera dispone de un gran vestíbulo para acceder a la sala polivalente, que dispone de un escenario y de un acceso tanto a vestuarios como una sala de reparaciones para las entidades.
La planta segunda, la que se crece, es el nuevo espacio para las entidades. Con piezas iluminadas cenitalmente aloja una pequeña sala polivalente, una sala de reuniones, un gran archivo y un "corredor" de entidades.
Back
Next